Ulrik el Medio-orco

Prestamista, Pretor, y otras cosas más oscuras.

Description:

He aquí un tipo enorme y algo pasado de peso. Supera la braza de estatura, las 15 arrobas de peso y los 40 años de vida pública en la ciudad de las Iguanas. De su origen o su infancia y juventud nada se sabe. Su piel es clara tirando a grisácea, pelo oscuro, algo cargado de hombros, y un rostro simiesco, bastante monstruosos. Todo el mundo ha oído hablar de “El medio Orco”, si bien no esta claro si efectivamente es un híbrido de las dos razas o si por el contrario el y sus hermanos son sólo una familia de tipos muy feos, o si les quemaron la cara con ácido al nacer.

En cualquier caso, a él le es indiferente, y no ha tenido nunca reparos en mostrar su rostro a la luz del día, o en negociaciones cara a cara, o para acudir cada primer día de la semana a las reuniones del consejo, como Pretor en representación del Barrio Antiguo cuyos destinos maneja con puño de hierro en guante de acero, manteniendo la paz entre los diferentes colectivos que lo habitan- mendigos, cortesanos, habitantes del ghetto bárbaro, delincuentes. También se encarga de castigar a los criminales que actúan por libre, sin respetar las normas que rigen las actividades de ladrones, mendigos, falsificadores, matones etc. Los métodos de sus guardias son infames y temidos.

También controla el asiento en el consejo del gran Maestre del Gremio de los Mendigos, que ocupa un hombre de confianza suyo. Como ya hemos explicado antes, el gremio de los mendigos es una tapadera para el de los ladrones. Éstos poco interesados en cuestiones de política. a cambio de cederle a Ulrik ese asiento, reciben la protección de El prefecto y su guardia, ‘Los Mil Ojos’, y otros beneficios que reporta cooperar con un Señor del Crimen. Oficialmente es un prestamista, propietario de una casa de empeños y de varias casas de prestamos por la ciudad. Negoció con el que comenzó y con el que comenzó a masar su inmensa fortuna.

De su vida privada o hábitos nada se sabe, pues un ejército de matones y espías la protege. No es amigo de fiestas ni ostentaciones, ni se le conoce vida amorosa, afición, ni vicio alguno…y no es un tema agradable o seguro de conversación, pues como cualquier padmio diría: “Shhhh! Quien tiene Mil Ojos bien puede poseer Mil oídos” Se dice de él que es pragmático e implacable, un mal enemigo.

Bio:

Ulrik el Medio-orco

Aventuras en Padema McKlow